Las Hurdes [Primer Capítulo]

INTRODUCCIÓN
Hace un tiempo un amigo y yo, estando en Las Hurdes (comarca rural muy conocida de Extremadura) decidimos hacer un viaje por la zona para explorar un poco. En un principio, saliendo desde un pueblo llamado Castillo, pensábamos subir la montaña más alta de Las Hurdes, cuyo pico queda muy cerca del volcán (que no es ningún volcán, sino un cráter enorme en una montaña producido por un meteorito), pasar la noche allí arriba y volver. Pero como siempre que se planea un viaje, o por lo menos casi siempre, no nos salió prácticamente nada como esperábamos.
PRIMER DÍA
Sonó de pronto el despertador, mucho más pronto que de costumbre, pero no nos importó. Nos levantamos emocionados y devoramos el desayuno. Mientras comíamos mi padre nos daba unos últimos consejos y repasaba nuestra ruta con su mapa una y otra vez.
A las diez comenzamos a andar. Pero a los veinte minutos fue necesario hacer la primera pausa.
– ¡Mira eso! -exclamó Félix- ¿lo has visto?
– Pues claro, ¿has pensado lo mismo que yo?
Estuvimos cazando ranas como una hora. Decidimos parar cuando cazamos un tritón ibérico, que, pequeño y resbaladizo, significaba sin lugar a dudas que la cacería había terminado.
Seguimos andando, y al cabo de un rato pasó una furgoneta. Todavía inexpertos en el autostop, alzamos tímidamente el dedo casi con la total seguridad de que iba a pasar de largo, pero un frenazo nos sobresaltó.
El dueño de la furgoneta era gordo, con pelo largo y gran cantidad de piercings en la cara. Ah, y muy hablador.
– ¿A dónde vais?
– A… El pueblo de aquí al lado, para subir la montaña -se me había olvidado el nombre.
– Debería prestar más atención a mi padre de vez en cuando -pensé, como tantas otras veces.
– Conque vais al pueblo sin nombre de aquí al lado ¿eh? -se rió- Venga, subid.
De camino nos contó que era concejal de Horcajo, que es como se llamaba el pueblo. Nos dio un par de indicaciones sobre cómo subir la montaña, y, si queríamos, llegar al pueblo que está al otro lado de la montaña, de nombre El Gasco. Nos repitió además varias veces su lema, “no hay cosa más tonta que un obrero de derechas”. Bastante contundente, la verdad.
Después de charlar un rato, seguimos nuestro camino, iniciando la ascensión a las dos de la tarde. Era primavera, y la verdad es que elegimos fatal el horario. Llegamos arriba a las cinco de la tarde, después de casi escalar un cortafuegos bajo el sol cuya pendiente se había empinado muchísimo a causa de las aguas torrenciales. Arriba nos bebimos lo que nos quedaba de agua. Sin agua no puede uno quedarse a dormir en la cima de una montaña, así que seguimos andando camino a El Gasco.
Al llegar, la gente del lugar nos miró como si fuésemos extraterrestres. Y es que, para ser sinceros, llevábamos unas pintas bastante peculiares. Los dos en bañador colorido, camiseta desgastada y yo con un sombrero de paja con un agujero bastante considerable, mientras que Félix llevaba puesto un sombrero de pesca.
Sedientos y sin que nos preocuparan lo más mínimo esas miradas curiosas, nos sentamos en un bar a pedir unos refrescos.
Después de relajarnos, sacamos el mapa. Estaba claro que era necesario hacer un cambio de planes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las Hurdes (Historia Corta). Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Las Hurdes [Primer Capítulo]

  1. Mm me pregunto quién será ese tal Félix. Gracias por guardar esos cuatro enormes días en escrito, si quieres puedo pasarte un par de fotos.
    Un saludo!

    Me gusta

  2. Dizzy dijo:

    ¡Nosotros también queremos ver fotos!. Me ha encantado este fragmento de historia, lo redactas tan bien que uno se imagina hasta el camino.

    ¡Te seguimos, que queremos leerte más! 😉

    Le gusta a 1 persona

  3. martincx dijo:

    Interesante relato, volveré para leer el desenlace.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Buena narrativa, sin duda. Me sumo a los otros comentarios. Por lo que parece es una aventura personal. Incluso aunque estuviera equivocado, el sólo hecho de que esté basado en hechos remotamente reales le da un plus a la creación. Hay más que decir, y se construye de mejor manera.

    Estaré a la espera de la siguiente parte.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • umagah dijo:

      Muchas gracias, está bastante basado en hechos reales. Solo que por supuesto no me acuerdo exactamente de las conversaciones y hay fragmentos de ficción, la siguiente parte llegará pronto.
      Un saludo

      Me gusta

  5. Cuenta más que tienes lectores seguros, con ganas de leerte.
    Saludos desde el Polo Norte.

    Me gusta

  6. Lo mismo y mismamente!!! Qué siga el relato!!!
    Salu_dicos de martes 😉

    Le gusta a 1 persona

  7. natywords dijo:

    Me encanta. Me encanta tu blog. Grandísimo descubrimiento has sido. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s