Jornada nocturna

– No sabía yo que cavar era tan cansado.
– Tampoco es para tanto, ya verás como te acostumbras enseguida -respondió Thomas con energía.
– Pues oye, la verdad es que lo único que acelera mi ritmo es ver… Ya sabes… Eso -señaló entonces un punto en la oscuridad, que no podía distinguirse desde su posición.
– A mí no me importa -Thomas se encogió de hombros sin siquiera mirar hacia la dirección a la que apuntaba Mason.
– ¿Nada? Yo no paro de pensar cosas horribles. No puedo evitarlo, así, en la oscuridad.
– No le des muchas vueltas. Tú cava, y ya verás lo rápido que se te olvida.
– ¿Cómo puedes permanecer tan impasible?
– Fácil, mírame, por esto -cuando se aseguró de que Mason le miraba, se señaló a sí mismo con ambos brazos, sonriendo.
Permanecieron un rato en silencio. Solo se escuchaban los sonidos nocturnos del bosque. Un cuco sonaba de lejos, mezclado con los cantos de un raro pájaro que solo canta de madrugada. De vez en cuando el viento soplaba, arrastrando las ligeras hojas que el otoño había derribado mientras todos estaban demasiado ocupados pensando en lo largo que era el verano ese año. Un búho cantaba, tímidamente, desde algún árbol cercano. Solo se escuchaba eso. Eso, y los sonidos que producen al cavar dos hombres. Mason masculló entre dientes, con la respiración entrecortada, hasta que se atrevió a preguntar.
– Cuando le metamos dentro, ¿puedes tú sujertarle la cabeza y yo los pies?
– Sí, tranquilo. Sé que es algo duro la primera vez.
– ¿Lo fue para ti? -dijo con cara de agrado y sorpresa.
– No.
Silencio de nuevo, cada vez se apilaba más tierra al lado del hoyo.
– Casi hemos terminado -dijo Thomas saliendo del agujero.
– ¿Por qué sales?
– Quiero verlo desde fuera, es necesario para tener una buena visión -observó durante un rato como cavaba Mason- Sal.
Mason tiró la pala a un lado y escaló, precipitándose. Se veía que tenía muchas ganas de salir. Mason pensaba que todo sería más fácil. Que cavarían, les pagarían al día siguiente y todos contentos. Pero no, allí estaba la bolsa que contenía el cadáver que Toni les mandó enterrar ayer. Estaba metido en una bolsa, pero le miraba. Le miraba mientras Mason cavaba su tumba, donde sería olvidado y se pudriría. Mason sufrió un escalofrío que le recorrió la espalda.
– Venga, quiero largarme de aquí.
Elevaron el cuerpo y lo balancearon un poco. Cuando lo soltaron, escucharon un ruido sordo, que fue seguido de una palada de tierra apresurada de Mason.
– ¡Eh! ¡Eh! ¡Espera!
– ¿Qué pasa?
– No seas cagaprisas. Estás loco si crees que después de cavar durante dos horas seguidas no voy a tomarme una pausa para fumarme un cigarrillo antes de seguir.
– Pero…
– Anda, toma -le dio un cigarrillo y se lo encendió. Mason pegó una pequeña calada, insegura e impaciente. Thomas se sentó en el suelo y se puso cómodo, fumando tranquilamente mientras miraba hacia la oscuridad.
– ¿Quién era? -soltó Mason de pronto.
– ¿Quién era quién?
– Pues… Él.
– ¡Pero si sabes que no podemos saberlo! Estás pensando mucho en cosas en las que no es sano pensar. Termínate el cigarro y tranquilízate. Ya verás, esto está casi hecho.
Se levantaron y continuaron trabajando, esta vez echando tierra dentro del hoyo. Cuando terminaron asintieron sombríamente.
– Es más duro de lo que creía.
– Bienvenido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuentos Cortos. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Jornada nocturna

  1. No había encontrado un blog de microrelatos como este. Me gusta mucho como escribes. Sencillo y elaborado. Me pillas en medio de Africa con mal internet. Me pasaré de muevo para leer mas relatos. Este me ha dejado con los pelos de punta. Muy bueno!
    Un abrazo
    S

    Me gusta

    • Umagah dijo:

      Muchas gracias! Una cosa que quería decirte… ¿Por qué estas en África? Si no hay ningún “motivo” específico, ¿cómo te lo has montado para ir y estar allí? Me encantaría realizar un viaje pero estoy bastante desinformado.
      Un saludo

      Me gusta

  2. ravelandia dijo:

    Ole. Me a encantado el relato. Aparte de que el ritmo es el adecuado para la historia y todas esas cosas, he de decir que lo que mas me a gustado a sido la descripcion de la escena. Es algo que ami no se me da muy bien, me gusta mucho cuando alguien consigue hacerlo asi de bien.
    Lo dicho me a encantado, sigue asi.
    P.D. El resto del blog tambien es pepino, muy pepino. Gracias por escribir asi :DDDDDD

    Le gusta a 1 persona

  3. Arpon Files dijo:

    Me gustan mucho los cuentos cortos, Robert Bloch, por ejemplo y este cuento tuyo tiene algo de humor negro. Ya lo han comentado otros, escribes bien y pienso que a no muy largo plazo lograras contar con tu libro y no sería mala idea que fuese una recopilación de tus cuentos cortos, prometo revisar los demás poco a poco. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  4. Celia dijo:

    Escribes genial! En esta historia has sabido mantener muy bien la intriga, consigues que quiera saber más de los personajes. Me pasaré más a menudo por aquí.
    Un saludo!

    Me gusta

    • Umagah dijo:

      Muchas gracias! Sea lo que sea, y vaya de lo que vaya, casi todos los cuentos y libros van sobre eso, no? Conseguir que quieras saber mas de los personajes. Gran cumplido que a lo mejor has soltado sin pensar en tanto. Ya tengo una nueva idea. Seguramente hoy haya relato nuevo…
      Un saludo!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s